Cuando una persona no sabe cocinar, se suele decir: “no sabe ni freír un huevo”, asumiendo que es lo más básico del mundo. Pero tal vez freír no sea tan fácil, y no se trate solo de saber echar aceite en la sartén.

Cuando los expertos hablan, resulta que tenemos muchos defectos, y que probablemente sea cierto eso de no saber freír un huevo.

Por eso, hoy vamos a comentarte cuáles son los errores más frecuentes a la hora de freír, y cuál es la manera correcta. Así tú también puedes convertirte en un experto. En huevos fritos, filetes empanados… o lo que surja. 

Reciclar el aceite

Antes de ponernos al verdadero lío, tenemos que aclarar una cosa: cuando se fríe aceite, no se echa por el desagüe el resto. Hay familias que en cambio, lo guardan en una botella y luego lo tiran al contenedor orgánico. Y aunque esto puede parecer mucho más ecológico, tampoco está bien hacerlo. 

La manera correcta de reciclar el aceite es llevarlo a los puntos de reciclaje que suele haber repartidos por toda la ciudad. Por ejemplo, en algunos centros comerciales, también hay. De cualquier otra forma, lo estaremos haciendo mal, porque el aceite usado deja un impacto medioambiental bastante grave, que podemos evitar con buenas prácticas. 

Freír con aceite de girasol

Es un lujo que nos podemos permitir, siempre y cuando no estemos friendo todo los días. Porque recuerda que aunque sea aceite de oliva, en grandes cantidades todo es perjudicial. Solo hay que saber cuando permitirnos un capricho.

¿Cómo guardas el aceite?

Hay mucha gente que tiene el aceite a la vista, y esto no es una buena idea. Resulta, que deberías guardar el aceite en la despensa, o en un armario. La mejor opción es aquella en la que el aceite no reciba luz del sol muchas horas, y sea un lugar fresco y seco. 

Si vas a reciclarlo, también puedes meterlo en un envase. Si puede ser, lo mejor es que el envase sea opaco, y que tenga un cierre hermético, para que así no pase el aire ni la luz. Recuerda que este aceite usado lo puedes reutilizar en una semana, pero no más allá. 

Cantidad de aceite

Cuando vas a hacer cosas a la plancha, hay que distinguir si estás friendo o solo echando unas gotas de aceite para que no se pegue la comida. Son dos cosas totalmente distintas que, mucha gente las confunde. Hay ciertos procesos de cocinado de alimentos que no necesitan aceite, y estamos añadiendo grasas innecesarias.

Y no solo eso, sino que además, estamos desperdiciando una cantidad de aceite suficiente como para poder hacer otras deliciosas comidas. El aceite es fundamental, pero debemos saber en qué cantidad.

La nevera o heladera también es válida

Hay mucha gente a la que no le gusta guardar el aceite en la nevera, o que cree que es un error guardarlo ahí, pero nada más lejos de la realidad. Sobre todo si estamos hablando del aceite que sobra. Lo mejor es que en vez de una semana, puede aguantar hasta un mes, así que es una buena opción.

Lectura recomendada  5 alimentos que te despiertan y debes comer

Freír croquetas

No solemos querer gastar demasiado aceite, y esto suele ser un error, porque se nota en la comida. Por ejemplo, a la hora de freír croquetas. Hay mucha gente que suele darles la vuelta y esa no es la manera de hacer los fritos. Es más, lo que hay que hacer básicamente es echar suficiente aceite a la sartén para que las croquetas se sumerjan del todo.

Lo mismo pasa con filetes empanados y similares. Hay que sumergirlo del todo, porque si no, lo empanado suele despegarse de la carne, y se acumula aceite en el pan rallado, haciendo al final que todo sea un desastre, y aunque esté bueno, no entra por los ojos. Así que no creas que estás malgastando aceite, cuando en realidad estás invirtiendo en tu comida.

Cómo averiguar si el aceite está caliente

Muchas personas simplemente echan el alimento cuando creen que ya está caliente, porque no han pensado en ninguna forma de comprobar la temperatura de un aceite. Pero esto es un fallo bastante grande, porque sí que hay maneras muy sencillas de ver si el aceite está a la temperatura correcta. 

Uno de los trucos que tienen las abuelas es, por ejemplo, echar una miga de pan duro, y ver si se fríe. Otro de esos consejos que te dicen las madres, es que eches un diente de ajo, y así, puedes comprobar perfectamente si esta lo suficientemente caliente. 

El aceite sobrante no es salsa

No creas que porque tiene un regusto al alimento que has frito es una salsa, sino que realmente estás tomando aceite con una cuchara. Es algo insano, e incluso perjudicial. Si no ha pasado un proceso de elaboración, no es una salsa. 

Cuándo echar el aceite

Una de las preguntas clave, y otro de los fallos que estamos cometiendo de forma habitual es echar el aceite en el tiempo menos oportuno. Nos suelen decir que primero tienes que dejar calentar la sartén. Pero eso no está bien y no debemos echar el aceite cuando la sartén ya eche humo. 

Es mejor echar el aceite en frío, y luego que se vaya calentando lo más rápido posible, así no se quemará nada, y no dejará un cierto regusto en los alimentos que echemos después.

Descongela

Siempre hay que descongelar, y así nos lo han enseñado nuestras madres. Tendemos a creer que puede servir echar la carne a la sartén, sin descongelarla, pero es un fallo de los gordos. Así que haz lo que las madres nos enseñan, y descongélalo aunque sea cinco minutos, en el microondas. 

Vía: Ocio

[do_widget id=text-15]


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares
Share This