Estos síntomas pueden indicar leucemia, sí, pero también pueden significar otras muchas cosas. Así que esperamos que esto te sirva para que estés atento a lo que te está diciendo tu cuerpo, para así, acudir cuanto antes a tu médico de cabecera.

Porque a veces, no nos damos cuenta de que nuestro cuerpo nos está enviando señales, más allá del hambre, la sed y el sueño. 

Pérdida de peso sin explicación

A veces es una alegría que vayas perdiendo peso, porque siempre consideramos que nos sobran unos kilitos de más. Pero ojo, si esta pérdida de peso no tiene explicación, lo mejor es que seas consciente de si hay otros síntomas. Puede ser que es que hayas perdido el apetito, algo muy común en pacientes con leucemia. 

También puede tener que ver con que no te está sentando bien la comida y, en muchas ocasiones, las personas experimentan episodios de estreñimiento. Si te pasa de forma frecuente, puede que sea hora de preocuparse. Porque ya se sabe, que es mejor prevenir que curar. Y con este tipo de enfermedades, todavía más.

Moretones habituales

Tanto si de repente sangras sin explicación, como si te salen magulladoras o moretones de una forma alarmante, tienes que acudir al médico. Resulta que la leucemia reduce el número de plaquetas en nuestra sangre. Es mejor fijarse si los moretones aparecen en lugares inusuales de nuestro cuerpo. 

Porque es habitual darnos un golpe y que nos deje un cardenal en la pierna, o algo así. Pero si aparecen en los dedos, o en las manos, cuando apenas nos hemos dado un golpe, o no recordamos haber sufrido ningún incidente de ningún tipo, hay que consultar al médico para que nos hagan las pruebas pertinentes.

Dolor en el abdomen

Si notas que la zona de tu abdomen está hinchada, y suele dolerte, tienes que mantenerte alerta. Puede que sea algo más que una simple acidez. ¿Por qué a veces se relaciona con la leucemia? Porque en ocasiones, cuando la leucemia está en un estado algo más avanzado, puede afectar al hígado o al bazo. 

Esto se traduce en dos tipos de dolores: por un lado, el dolor en el abdomen, pero por otro lado, en la espalda, a la altura de los riñones, más o menos. Es por eso que debes estar atento a estos síntomas, así como a síntomas relacionados con el sistema digestivo, tales como vómitos o la pérdida del apetito. 

Cansancio y debilidad

El cansancio y la debilidad también puede tener bastantes razones. Una, si has perdido el apetito, y no te das cuenta de que no estás comiendo, es lógico que te sientas cansado y débil. La leucemia causa que los glóbulos rojos sanos disminuyan y por tanto, suelen darse caso de anemias y fatigas muy alarmantes.

Si te das cuenta de que tienes que sentarte enseguida, o que no puedes hacer una tarea cotidiana que antes conseguías hacer en un tiempo récord, es mejor que revises tus hábitos. Y si no tienes ninguna explicación, acudir a un médico o a un especialista, para que pueda diagnosticarnos correctamente.

Respiración irregular

Cuando se tiene leucemia, suele faltar el oxígeno que circula por la sangre. Esto ocurre también cuando nos falta el aliento después de un buen carrerón, o en lugares con mucha altitud. Pero si no has hecho nada de esto último y te cuesta respirar, sin haber hecho ningún gran esfuerzo, es hora de preocuparse y de ser precavido.

Algunas personas lo notan sobre todo como una experiencia en la que por mucho que se esfuerzan en respirar, no lo consiguen, y notan que no pueden llenar sus pulmones de aire. Por otro lado, otras personas notan que simplemente respiran más rápido, porque su cuerpo se esfuerza en conseguir más y más aire.

Lectura recomendada  Esta será la ropa que te enfriará la piel

Fiebre frecuente

Se dice que si una persona tiene fiebre durante más de cinco días, debe acudir a urgencias cuanto antes, porque es una señal de infección. Si de repente, te das cuenta de que en el último mes o en los últimos dos meses has tenido episodios frecuentes de fiebre, esto puede señalarte algo más, y deberías ir al médico.

Y es que la leucemia aguda,  y también la leucemia crónica, hacen que nuestro sistema inmunológico se debilite y seamos más propensos a infecciones de todo tipo. Así que atento a este síntoma, porque puede estar dando unas señalas de alarmas sin que nosotros nos estemos dando cuenta.

Dolor de cabeza

El dolor de cabeza puede tener muchas causas, sí, por eso, hay que estar alerta. Puede que no sea leucemia, pero sí pueden ser migrañas, por ejemplo. Es por eso que, cuando un dolor de cabeza se hace frecuente, lo mejor es acudir al especialista. Puede que no hayas notado otros síntomas, así que tienes que empezar a analizarte, y ver si hay alguna otra parte de tu cuerpo que te está molestando.

¿Por qué se relaciona con la leucemia? Porque nuestra sangre no fluye bien, y no llega correctamente al cerebro, produciendo un dolor de cabeza bastante grave, y duradero. Es por eso que, si llevas varios días con el dolor de cabeza, vayas, sin duda, al médico para que diagnostique tu dolencia.

Dolor en las articulaciones

No adelantes acontecimientos, ni creas que es por la edad, porque el dolor es una señal que envía nuestro cuerpo de que algo no va bien. Si notas que el dolor viene muy de dentro del hueso, hay que preocuparse. Y es que se dice que este es un síntoma bastante revelador de la leucemia. También es cierto que eso de “dolor profundo”, puede llegar a ser muy relativo.

La acumulación de glóbulos blancos en la médula también hace que nos duelan los huesos más largos de los brazos o de las piernas. Podemos notar pinchazos muy agudos, o como si nos hubieran dado un golpe de repente. No son síntomas agradables, y es por eso que a la mínima, deberíamos acudir al médico. 

Ganglios inflamados

Si notas que te han salido algunos bultos, eso ya es motivo para ir al médico. Porque podría ser leucemia, o cualquier otra cosa. Así que es mejor revisarlos cuanto antes. Y es que los glóbulos blancos que se deforman por la leucemia tienden a acumularse dentro de los ganglios linfáticos. 

Es por eso que si notas que tu cuello está abultado, es recomendable que lo consultes con un médico. Si notas que los tienes desde hace tiempo, tiene que ser señal de algo, así que aunque es mejor no alarmarse, sí que es recomendable que vayas a visitar al médico. 

Muchas púrpuras en la piel

A las personas mayores suelen salirles manchas en la piel. Pero no debe confundirse con una erupción cutánea. Suelen salir de golpe, con la forma llamada “en racimos”. Las partes más frecuentes son, la cara, los brazos, el pecho o la espalda. Es un síntoma de que la sangre no fluye bien.

Esto quiere decir que tienes vasos sanguíneos rotos y que tienes un recuento de plaquetas bastante bajo. Así que si empiezas ver estas manchas, atento al resto de síntomas también.

Vía: Ocio

[do_widget id=text-15]


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares
Share This