¿Te obsesiona beber agua? Quizá, sin saberlo, tienes un trastorno alimentario conocido como potomanía. Descúbrelo.

La potomanía es un trastorno alimentario que provoca una obsesión por beber agua. ¿Puede el agua ser mala para la salud? Puede y, de hecho, estamos ante un problema de salud que responde a una necesidad incontrolable de beber agua a todas horas.

Beber agua es esencial, fundamental para nuestro organismo, pero como todo en la salud, la moderación y la prudencia también han de estar presentes. Ingerir demasiada agua puede provocar justo el efecto contrario, con severas consecuencias para la salud y, en concreto, para órganos como los riñones, venas y corazón.

Beber agua de manera continua, como si de una obsesión se tratara, tiene un nombre, potomanía. El término puede resultar desconocido (etimológicamente deriva del griego ‘potos’ que significa agua potable, bebida) para la gran mayoría aunque viene a confirmar, con algo tan esencial como el agua, que los excesos son poco saludables.

Y es que ingerir agua sin control puede provocar un colapso de nuestro organismo con severas consecuencias para la salud. Es cierto que no hay que esperar a tener sed para beber y que debemos cuidar nuestra hidratación, pero otra cosa diferente es no separarse de la botella de agua.

Lectura recomendada  Así reaccionan a la homofobia en Madrid

Esta obsesión por beber agua, también denominada polidipsia psicogénica, puede hacer que una persona ingiera al día entre 8 y 15 litros de agua, cuando lo normal es entre dos y tres litros al día. Los especialistas también han descartado que la causa de esta ingesta descontrolada de agua responda a otras patologías como la diabetes o los trastornos hipotalámicos (cuando el hipotálamo, encargado de dar la señal de sed altera su funcionamiento), considerando que debe ser incluida en el grupo de trastornos alimenticios no específicos.

¿Qué síntomas provoca la ingesta excesiva de agua?

  • Reducción de minerales como sodio, magnesio y potasio (alterando la composición de la sangre)
  • Cansancio
  • Somnolencia
  • Pérdida de concentración y agilidad mental
  • Calambres musculares
  • Alteraciones de la función renal
  • Náuseas
  • Dolores de cabeza
  • Diuresis
  • Convulsiones
  • Insuficiencia cardíaca

En casos agudos puede requerir la hospitalización del paciente para su tratamiento.

Curiosamente, el argumento de sentirnos más sanos es uno de los motivos por lo que se empieza a beber agua en cantidades elevadas. Sin embargo, es la salud precisamente la que está en juego con una conducta que requiere tratamiento y que, en ocasiones, aparece relacionada con otros trastornos como la anorexia nerviosa, la obsesión por no engordar, o la vigorexia u obsesión por tener un cuerpo perfecto. La obsesión por el peso y por la apariencia física puede hacernos más vulnerables a la adicción de beber agua, capaz de mitigar el apetito.

Lectura recomendada  ¿Sabes como dejar de roncar?

El agua es tan importante como que supone más de la mitad de nuestro peso corporal. Una correcta hidratación pasa no solo por beber agua, porque la ingesta de líquidos también la obtenemos de los alimentos (las frutas y las verduras, por ejemplo, son los más ricos en agua) y de nuestro propio metabolismo.

Para el tratamiento de la potomanía no solo es necesario tratar las consecuencias físicas que pueda provocar, sino conseguir la estabilidad emocional y el control de los impulsos. Cuando sin causas aparentes, bebemos más agua de la recomendada, debemos consultar al médico para descartar otros problemas de salud, especialmente si éstos van acompañados de alguno de los síntomas que hemos señalado anteriormente.

Vía: Ella Hoy


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte

¡Comparte este contenido con tus amigos!