Las posturas de yoga para el dolor de cuello alivian los molestos síntomas causados, generalmente, por sobrecarga o tensión muscular, posturas incorrectas o acumulación de estrés.

Las molestias en el cuello no deben ser subestimadas, sobre todo si pasas demasiado tiempo sentado o delante de una pantalla, porque pueden derivar en dolor crónico. Prevenir el dolor de cuello está en nuestras manos, sumando además un motivo más para empezar a practicar yoga.

Los beneficios del yoga para reducir la tensión y el dolor de cuello perduran, tal y como constató un estudio realizado por investigadores de la University of Duisburg-Essen, hasta un año después de haber dejado de practicarlos. Eso sí, los beneficios comienzan a notarse a partir de los dos meses de práctica.

Hay una serie de posturas de yoga para el cuello efectivas y fáciles de realizar.

Lectura recomendada  Así reaccionan a la homofobia en Madrid

Postura gato:

Nos colocamos a cuatro patas, y emulamos a un gato cuando mueve la espina dorsal. Manteniendo el cuello recto, al tomar aire, bajamos el vientre hacia el suelo y levantamos levemente el pecho y la cabeza hacia arriba; y al exhalar, bajamos la cabeza y subimos la columna y estiramos las las vértebras. Repetir 10 veces.

Postura cara de vaca:

Pasamos una mano por detrás de la espalda y la otra por encima del hombro y tratamos de agarrar ambas manos. Si notamos rigidez podemos ayudarnos de una toalla.

Mantener la posición durante 30 segundos y repetir.

Postura del triángulo extendido:

Nos colocamos de pie, con los pies ligeramente separados a la altura de la cadera. Estiramos un brazo hacia arriba y, a continuación, lo llevamos por encima de la cabeza mientras con la mano del otro brazo tratamos de coger nuestro tobillo. Mantener la postura durante 20 segundos y recuperar la posición inicial. Repetir 5 veces.

Lectura recomendada  ¿Cuántas tazas de café podrían dañar tu salud?

Postura de la torsión:

Nos sentamos en el suelo, con la mano derecha detrás de la espalda y la izquierda apoyada en la rodilla derecha. Inhalamos suavemente y expulsamos el aire mientras vamos girando la columna a ambos lados, primero hacia el derecho y luego hacia el izquierdo.

 

 

Los ejercicios específicos son los más recomendables para relajar esta zona corporal. No te pierdas detalle de cómo hacer correctamente las posturas.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte

¡Comparte este contenido con tus amigos!