En distintos lugares y en diversas épocas los humanos han utilizado este líquido transparente y amarillento para diversos usos. Conozcamos algunos datos curiosos de la orina y su extraño uso a través de la historia.

Antigua Civilización Hindú. 

– Un documento hallado en la India que tiene 5,000 años de antigüedad se titula “Shivambu Kalpa Vidhi” que en español sería “El método de beber orina para rejuvenecer” en donde se describe su uso como tratamiento médico.

Grecia (c. 400 a. C.). 

– Hipócrates, el padre de la medicina, probaba la orina del paciente para hacer un análisis clínico… también probaba la sangre de la herida, la cerilla del oído y el moco del enfermo para que sus estudios fueran aún más completos.

Época romana.

– Al almacenar la orina por varios días se convierte en amoniaco, y los romanos la ocupaban para lavar su ropa. Esta era mezclada con agua, ceniza y arcilla. El amoniaco de la orina, junto con los otros ingredientes desinfectaban y blanqueaban la ropa.

 La usaban para curtir el cuero: Como este material era muy usado para hacer odres, bolsos, arneses, botes, aljabas, vainas, calzado, pergaminos y artículos militares, los romanos preferían acelerar su proceso de trabajo y por eso remojaban las pieles en orina almacenada.

– Con esta también se lavaban sus dientes porque este remedio se los blanqueaba. Y para hacerla aún más efectiva, algunos la mezclaban con polvo de piedra pómez.

Época medieval. 

– Este periodo le siguió a la época romana así que algunas prácticas continuaron, como lavar la ropa con orina almacenada. Y aunque empezó a ser más conocido el uso del jabón, todavía preferían la orina para quitar las manchas… además era mucho más barato.

Lectura recomendada  Una casa móvil que se despliega en menos de 10 minutos

Inglaterra (c. 1640)

– Durante la guerra del Rey Carlos I contra Escocia, en la iglesia se recolectaba orina, especialmente de mujer. Este se usaba para la fabricación del salitre, uno de los ingredientes para hacer pólvora.

Primera guerra mundial (1914 – 1919)

– En las trincheras había varios usos para la orina. Una de ellas era para suavizar botas. Como eran de piel, estaban rígidas y sacaban ampollas, así que usaban el líquido para ablandarlas.

 También la usaban como refrigerante. Cuando las ametralladoras se sobrecalentaban y no había agua usaban la orina para enfriarlas.

– Fue utilizada para contrarrestar los ataques de gas. Si no tenían una máscara antigás entonces mojaban un trapo con orina y se cubrían boca y nariz.

Inglaterra y México.

– Actualmente se han hecho pruebas para generar electricidad con la orina y se han obtenido buenos resultados, tal vez en el futuro se pueda usar una batería con este material.

Si alguien te pregunta si te tomarías tu propia orina, ¿qué crees? Que ya lo hiciste… ¿cuándo? Fue cuando estábamos en el vientre de nuestra madre. A partir de los tres meses de gestación se calcula que un bebe toma aproximadamente 500 ml diarios de su propia orina junto con el líquido amniótico.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares
Share This