Un estudio presenta una alternativa eficaz para la medicación contra la depresión: las bacterias probióticas del yogurth.

Un equipo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Virginia (EE. UU.) ha descubierto que los lactobacilus, bacterias postivas que se utilizan industrialmente para la producción de yogurth y otros alimentos fermentados, invierten el comportamiento depresivo en los ratones por la alteración de su microbiota intestinal, la población de microorganismos que reside en los intestinos.

Según los investigadores y tras los resultados obtenidos en los experimentos con roedores, creen que es posible que pueda hacer lo mismo en los seres humanos.

“La gran esperanza para este tipo de investigación es que no tendremos que molestarnos con drogas complejas y efectos secundarios cuando podemos simplemente jugar con el microbioma. Sería mágico cambiar tu dieta, cambiar las bacterias que tomas y arreglar tu salud y tu estado de ánimo”, afirma Alban Gaultier, líder del estudio.

Así, los científicos quisieron determinar de qué forma el microbioma intestinal intervenía en el proceso de la depresión. Para ello, analizaron el microbioma intestinal de los ratones antes y después de haber sido expuestos al estrés. “Cuando estás estresado, aumentas tus probabilidades de estar deprimido, y eso se conoce desde hace mucho, mucho tiempo”, observa Gaultier.

El equipo descubrió que el estrés llevó a la pérdida de Lactobacillus, lo que condujo a la aparición de síntomas de depresión. Cuando los niveles de Lactobacillus en los ratones se redujeron, los niveles de kynurenine (un metabolito de la sangre asociado con el desarrollo de la depresión) aumentaron, y esto llevó al desarrollo de síntomas depresivos.

“Este es el cambio más consistente que hemos visto a través de diferentes experimentos y diferentes configuraciones de lo que llamamos perfiles de microbiomas”, dice Ioana Marin, coautora del estudio.

A continuación, los investigadores complementaron las dietas de los ratones con estrés con una cepa de Lactobacillus llamada Lactobacillus reuteri durante 3 semanas. Los resultados demostraron no solo aumentar los niveles de Lactobacillus de los roedores, sino también invertir los síntomas asociados a la depresión.

¿Será igual para los humanos? Pronto lo sabremos. El estudio ha sido publicado en la revista Scientific Reports.

Lectura recomendada  Haz deporte y... ¡disfruta de la vida!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares
Share This